Estudio de los potes con amplia apertura

Esta vez hablamos sobre la relación entre los conservantes y las cremas u otros productos cosméticos envasados en potes con amplia apertura.

Primero necesitamos aclararnos sobre que son en realidad los conservantes cosméticos. En su inmensa mayoría, los productos cosméticos con un determinado valor nutricional necesitan la presencia de conservantes o biocidas. Estos ingredientes son necesarios para evitar que el producto se estropee. La ausencia de conservantes normalmente es posible en uno de los tres siguientes casos:
1. La ausencia de elementos nutritivos, necesarios para la piel y para el desarrollo de los microorganismos.
2. El producto cosmético no contiene el agua necesaria para el desarrollo de los microorganismos (cosmética seca).
3. Los plazos de caducidad o las condiciones de conservación no permiten el desarrollo activo de la microflora (productos estériles, ampollas de unidosis, congelación, etc.).

En todos los demás casos la presencia de los elementos biocidas es imprescindiblePero, ¿Por qué los biocidas son peligrosos para nosotros y para nuestra piel?

Las funciones de los biocidas se explican por su nombre. Bio- (bios)=vida; -cida (cidos)= eliminación. De aquí, como mínimo podemos sacar la conclusión de que los conservantes no le aportan nada bueno a nuestra piel.

Según la “Teoría de los Suaves Impactos Cosméticos” escrita por el catedrático ruso A.N.Decina y avalada por la Asociación Científica Cosmetológica de la pequeña Ciudad Científica de Novosibirsk (Siberia) (http://www.scicosmetsoc.ru/), el uso de conservantes favorece la aceleración del envejecimiento de la piel. Efectivamente, si una sustancia elimina la posibilidad de desarrollo de los microorganismos en un producto cosmético, o en otras palabras, efectúa la acción biocida, al llegar a la membrana basal de la epidermis esta sustancia destruye los sistemas celulares de la piel con la misma eficacia, perjudicando su regeneración y favoreciendo su envejecimiento.

Aparte, los biocidas podrían provocar reacciones alérgicas y en algún caso dermatitis. Las masas moleculares de estas sustancias son lo suficientemente pequeñas para llegar hasta el sistema sanguíneo a través de la piel. La lista de los efectos no deseables sobre nuestra piel y nuestro organismo podría seguir…

Pero entonces ¿Qué tenemos que hacer, si toda la cosmética contiene conservantes?

Primero, no toda la cosmética contiene conservantes, aunque los productos cosméticos sin conservantes se tienen que buscar “con lupa” y no caer por el camino en las múltiples trampas de los charlatanes. ¡Usen la lógica y comprueben si el producto que le ofrecen entra en una de las tres condiciones expuestas más arriba para no contener conservantes!

Y segundo, fíjense en el plazo de caducidad y en el envase del producto. Si el plazo de caducidad es demasiado largo, es igual a gran cantidad de conservantes. Si el envase es un pote con amplia apertura, los creadores del producto tienen que garantizar que a pesar del contacto constante con el aire y con nuestros dedos llenos de bacterias el producto no se va a estropear durante 3 (!!!) años. ¡Imagínese que cantidad de conservantes tiene que llevar obligatoriamente una crema en dicho envase! No importa si su crema es de una marca carísima, o de “marca blanca”, las leyes de química no fallan, si está envasada en un pote, está a rebosar de conservantes!

Lo que queda sin respuesta es el porqué, con qué fin los fabricantes utilizan este tipo de envases… De todas formas, los motivos en este caso solamente pueden ser dictados por el marketing.

Como conclusión, si no podemos evitar los conservantes en los productos cosméticos, al menos se tiene que reducir su cantidad al mínimo.

Para eso se tiene que elegir un envase de tubo o con dosificador y unos productos con el plazo de caducidad no muy extenso.

También es preferible que el producto se tenga que conservar en la nevera.

 

Saludos !!

KROUS® Cosmética Natural