Los peelings cosméticos

¿Cuántas de nosotras  hemos hecho un tratamiento de peeling alguna vez? ¿Y cuántas más lo hacemos regularmente?

Es un tratamiento muy habitual en el cuidado de la piel de la mujer de hoy, pero ¿Qué es en realidad un peeling?

El tratamiento de peeling ha surgido como forma de eliminar las células muertas, “pulir” la piel y la idea tiene su razón de ser. Lo que sucede es que no en todos los casos hacerse un peeling es beneficioso para la piel. La explicación de esta afirmación reside en la fisiología de la piel y en los cambios que experimenta a lo largo de la vida.

Las células de la epidermis nacen en su capa basal (la capa más profunda de la epidermis), después se van desplazando hacia el exterior, donde se convierten en unas “plaquitas” de queratina formando la capa protectora de la piel y después se descaman de forma natural. El ciclo normal de la vida de una célula dura aproximadamente unas cuatro semanas.

Una piel sana debe tener entre 5 y 7 capas de células queratinizadas en su capa córnea para garantizar su protección.

A lo largo de la vida, el proceso de nacimiento (regeneración) de las células se frena y  las “escamitas” de queratina se acumulan y forman mayor número de capas de lo necesario, provocando arrugas. Estamos hablando de una de las tres causas principales de envejecimiento de la piel. Realizando un tratamiento de peeling a una piel en estas condiciones ayudamos a prevenir su envejecimiento y conseguir un aspecto más fresco.

Pero en las edades tempranas y sobre todo en el periodo de cambio hormonal sucede justamente lo contrario. Las células nuevas nacen (se regeneran) con una gran velocidad activadas por las hormonas, en cambio la capa protectora no consigue alcanzar ni siquiera  el nivel necesario de 5-7 capas de queratinas.En estas condiciones la persona es propensa a sufrir acné juvenil provocado por las bacterias que atacan una piel falta de protección natural.

Todavía me asombro cómo puede haber empresas fabricantes de cosméticos capaces de ofrecer un “peeling para tratamiento de acné”…

Eliminar la poquita, o a veces inexistente capa de protección de la piel con problemas de acné es un auténtico atentado contra nuestra salud.

La capa protectora de la piel tiene entre sus funciones la protección de los virus y las bacterias, incluidos los patógenos (los que provocan enfermedades). Por eso es muy importante cuidarla, una piel con falta de protección nos expone a muchos peligros.

Como conclusión, el tratamiento de peeling (no solamente los químicos, sino también los peelings mecánicos) solamente debería realizarse por un experto que compruebe que su piel necesita eliminar capas de células protectoras y nunca antes de los 35 años.

Saludos !!

KROUS Cosmética Natural

¿Se acostumbra la piel a los mismos cosméticos?

¿Es cierto que la piel “se acostumbra”…?

Muchas veces hemos oído la teoría de que periódicamente hay que cambiar de crema porque la piel se acostumbra y la crema ya no resulta tan efectiva.

¿Qué hay de cierto en eso?

Pues la verdad es que sí, es cierto, pero la explicación del porqué es cierto, no es del todo correcta.

El beneficio que nos puede aportar una crema es la hidratación y los nutrientes (vitaminas, fitohormonas, microelementos, amoniácidos, etc., etc., etc…) que contiene en su composición. La hidratación ayuda a mantener la piel en mejores condiciones y los nutrientes son un aporte extra de “comida” para las células que permite reforzar la regeneración (el nacimiento de células nuevas).
El aporte natural de los nutrientes necesarios se realiza a través de plasma sanguíneo, que “riega” la capa basal de la piel y la nutre con un total de entre 50 y 60 nutrientes.

¿Cuál es la diferencia de la nutrición con nuestro plasma y con una crema?


Básicamente se pueden identificar dos diferencias:

• Una crema normalmente no contiene todos los nutrientes que contiene el plasma

• Una crema contiene ingredientes que no contiene el plasma y que perjudican la capa basal de la piel y su regeneración saludable.

En el primer caso el efecto de pérdida de la eficacia de un producto cosmético es debido a que ese producto aporta a nuestra piel “pan”, pero no lleva ni “verduras” ni “carne”. Y si nos pasamos un mes comiendo solo pan, al final nuestro organismo nos reclama alimentos más variados…
La otra cara de la pérdida de la eficacia puede ser debida a los efectos no deseables de los ingredientes sintéticos perjudiciales en los productos cosméticos.

Entonces, ¿Cuál es la solución?

Primero, cambiar periódicamente los tratamientos cosméticos con la intención de aportarle a la piel diferentes nutrientes y evitando las fórmulas con ingredientes sintéticos, lejanos a las propiedades de nuestro plasma.
Y segundo, buscar fórmulas más completas, donde la composición sea lo máximo rica posible en nutrientes.

Saludos !!

KROUS Cosmética Natural